Reducir tamaño de fuente
Aumentar tamaño de fuente
Imprimir esta página

Pérdidas de audición

Los agentes que merman la capacidad auditiva

Con el tiempo, la mayoría de las personas va perdiendo oído. Los motivos pueden ser muchos. Veamos algunos de los más frecuentes:

Sordera por edad

Los efectos de este fenómeno son que con la edad, normalmente a partir de los 50 años, empeora el funcionamiento de las células del sentido del oído. En la mayoría de los casos, afecta sobre todo a los tonos más agudos. Por ejemplo, el teléfono o el timbre pueden pasar desapercibidos. A menudo, las conversaciones en un grupo numeroso de gente pueden seguirse sólo con gran esfuerzo. A ello hay que añadir que los tonos fuertes pueden percibirse de forma muy desagradable.

La pérdida de audición inducida por el ruido

Podría denominarse la forma más moderna de sordera. Se trata no sólo de una de las enfermedades laborales más frecuentes, sino que es además una consecuencia de las fuentes de ruido tan extendidas en nuestra sociedad moderna. Con toda seguridad, éste es también el motivo de un desarrollo lento, pero continuo: Cada vez es mayor el número de jóvenes que sufren pérdidas de audición cuyas causas se deben a la creciente contaminación acústica. Un ejemplo significativo es escuchar música demasiado alta. En la fase inicial, se produce una pérdida de audición generalmente de los tonos agudos. Más adelante, también se va debilitando la percepción de los tonos medios.

En ambos casos de pérdida de audición, los audífonos modernos ayudan a recuperar el oído. Nuestra gráfica ilustra la pérdida de audición inducida por el ruido.

Una prueba de audición sin compromiso con un audioprotesista le ayudará a averiguar de forma gratuita y clara cuál es su capacidad auditiva. Aquí puede descubrir qué audioprotesista está más próximo a su domicilio.